No pase sin seguir

Una de las frases que más me descolocó desde que llegué a Tabio es “siga, siga”. No sé si en toda Colombia dicen así. A grandes rasgos parece significar “pase”. Esto lo pude inferir gracias al chofer del colectivo que nos trajo de Bogotá:

—Siga, por favor, siga.

La cuna de músicos

Oficialmente, el Instituto municipal de cultura de Tabio Joaquín Piñeros Corpas es quien tiene la misión de formar en varios campos de las artes a quienes deseen acercarse y profundizar sobre pintura, teatro, música, lectura y todo lo que enmarca la palabra cultura. Pero en el corazón y el sentimiento de los tabiunos este importante lugar es conocido como La casa de la cultura y tiene como misión, entre muchas otras, ser la cuna de los músicos del pueblo. Jalberth no es la excepción.

Telarana

Tranquilo, usted leyó bien, dice Telarana, sin ñ… Tranquilo, así termina usted después de que ha tenido una buena charla con Emiliano González, el joven hombre que pasa sus días tejiendo en el taller que juega con las dos palabras que más ama en el mundo: Ana, el nombre de su madre, y telar, la herramienta que ella le enseñó a utilizar y de la cual hoy surgen ruanas y bufandas.

Una fiesta religiosa

Cuando Rubén Darío Acero García era un niño estaba lejos de imaginar que iba a ser alcalde de su municipio. Pero más increíble aún, que la zona que ocupaba la chichería de su abuelo Efraín terminaría albergando una pequeña iglesia y, por lo tanto, confirmando que en Tabio la religión es una verdadera fiesta.